TawaKun: Shirotori Garden, y el Té Matcha.

Crónicas sobre Japón, su cultura, su gente, y su día a día. Aventuras y desventuras de A. Tagua.

martes, 24 de mayo de 2011

Shirotori Garden, y el Té Matcha.

Este jardín, aunque no se encuentra en el centro de la ciudad, merece la pena visitarlo si pasáis por Nagoya. Nos desplazamos andando desde Atsuta Jingu, el tiempo acompañaba, y ya teníamos planeado la visita de este lugar, gracias a nuestro ticket diario de metro, también teníamos descuentos en visitas. En la entrada adquirimos también, un ticket para disfrutar de un clásico Té japonés, también llamado Matcha (¿Recordáis el Kit-Kat?). Durante el post no dudéis en pinchar los enlaces que dejo, yo no puedo hablar de todo! :)

Tras dar una curva se abre ante nosotros un par de estanques, donde quedan situadas una casa de té, y una casa al más puro estilo japones, ahora destinada para fotos de boda, o ceremonias algo características, siempre previa reserva.
Mari, de fondo casa tradicional.
Decidimos, tras hacer unas fotos en los alrededores, degustar primero el Té, descansar un rato, y continuar después con nuestro agradable paseo.

Ya había probado este Té en mi anterior viaje, es el Té de la ceremonia de Té, una bebida muy importante en Japón, por todo lo que su elaboración representa, en lo visual, lo material, y lo espiritual. Alguna día presenciaré una ceremonia, y entonces tendréis más detalles. En este enlace podéis leer algo más sobre el Té Matcha.
Detalle Té Matcha, y Wagashi.
La casa de té es decorada con motivos florales.
Sobre el sabor, quiero decir que la primera vez, hace ya tres años, sólo pude decir que sabía a césped, y el pastelillo tradicional o Wagashi que lo acompaña no sabe a nada, pero todo a cambiado, ya soy mas maduro, soy otra persona, quizás mas sensible a los sabores japoneses, y mi opinión actual, siguiendo respetando esta bebida, y este ritual como antes, es muy diferente.
Té Matcha, Té Houji, y Wagashi.
Se sirve sólo un poco de Té, sobre una mano se le da dos vueltas al tazón, dejando así los dibujos del mismo en el lado opuesto (anteriormente fueron colocados mirando hacia ti), y tras colocar una mano abajo, y la otra en el lateral, se disfruta el primer sorbo. Un gran sabor amargo es la primera sensación, y detalladamente sería imposible describir más del sabor de este Té, que conforme se va llegando al poso, más amargo está. Poco a poco se disfruta también del Wagashi, elaborado principalmente con mochi (pastel de arroz glutinoso), anko (pasta endulzada de judías azuki) y fruta. Finalmente, en este caso para terminar disfrutamos también de otro tradicional Té japones, el Té Houji (¿Recordáis el otro Kit-Kat? Me repito:) )
Detalle sombrilla dentro de la casa de té.
Continuamos, pasando por detrás de la casa para momentos especiales, y llegamos a un bonito jardín, bastante relajante, y que te traslada a otro sitio, bien lejos de la agitada ciudad que nos rodea.
Entrada al jardín trasero.
La paz del momento.
Seguimos hacia una reproducción de una montaña, es otro de los atractivos de este espacio natural, un riachuelo desciende desde una colina, allí arriba podemos encontrar una cascada, rodeada también de una gran calma, solo se escucha el agua bajar, ¿Estamos en la gran Nagoya?.
La piedra y el musgo.
Nacimiento del riachuelo.
Tras bajar encontramos unos curiosos tubos de bambú, a través de tres agujeros podemos escuchar como el agua hace música al caer dentro de la tierra, cada melodía es diferente, bastante curioso.
Escuchando los sonidos del agua.
Nuestro camino en circulo termina, hemos terminado de visitar el parque, las vistas del estanque que hay detrás de la casa de Té, nos despiden, solo algún pato, un gato negro, pájaros, y pasivas tortugas rompen un poco la calma. Buen sitio que visitar.
Última vista antes de abandonar Shirotori Garden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada