TawaKun: La alumna masajista, y su videocámara.

Crónicas sobre Japón, su cultura, su gente, y su día a día. Aventuras y desventuras de A. Tagua.

sábado, 3 de septiembre de 2011

La alumna masajista, y su videocámara.

Templo dedicado al amor. Kiyomizu-Dera, Kyoto.
El tiempo pasa deprisa, aunque a veces se hace largo e intenso. Siento que he avanzado muchísimo, pero también veo que aun queda un largo camino para sacar algo interesante de lo que es mi primera etapa en este país. Las clases bien, pero ya va siendo hora de trabajar, mi cara aparece en la web, y en la publicidad de una academia de idiomas, soy el profesor de español, pero los alumnos tardan en llegar. Dí mi primera clase, pero después todo ha sido un poco raro.

La alumna a la que di la clase no ha repetido, quería convencer a una amiga para que viniera con ella, y aun no sabemos nada. Otro alumno dijo que venía, y hasta dos veces fuí a la academia para ver como no se presentaba.

Y ayer, desafiando al Tifón 12, que azota Kansai en estos momentos, tras esperar un nuevo alumno de español, me paso algo totalmente surrealista. Mi jefe me comenta, que la alumna trae una Tv, un Ipad, u otro artefacto para mostrarme un video de una serie, una escena, o algo en español, y que desea que se lo traduzca antes de empezar las clases.

Se presenta la alumna, habla un japonés muy coloquial, muy rápido, y por tanto de mucho nivel para mi, aun así consigo entenderme con ella, pero no con lo que quiere. Es joven, unos 30 años más o menos, pero parece nerviosa, y tiene cierta prisa, no muestra interés absolutamente por nada, no menciona el español, y no sabe más que dos palabras “Señor”, y “Señorita”. No se deja hacer preguntas, me desconcierta.

De su bolso, abierto pero cubierto con una toallita para no poder ver su interior, saca una pequeña video cámara. Es de esas cámaras de diseño japonés que cabe en una sola mano, medio azul, medio plateada. Abre la pantalla, y mientras continua hablando rápidamente me muestra un video, totalmente casero, y personal. Yo aun no consigo entenderla, pues estoy mas preguntándome que ocurre, que atendiendo a sus palabras, observo la escena en la pequeña pantalla.

París, el puente que cruza hacia el otro lado del Sena, justo enfrente de la Torre Eifel. Un hombre de tez oscura, aparece apoyado en la baranda con la cara hacia el río, y una mujer le hace un masaje con mucho empeño, y con golpes constantes arriba y abajo de la espalda.. Alrededor la gente anima la escena, parece que los que los rodean son amigos del hombre, quizás su familia. No entiendo nada, la “alumna” sigue hablando, me pide que escuche y que traduzca lo que dicen, yo escucho, miro, pero no entiendo ni lo que veo, ni el idioma que hablan. ¿Que pasa?

Acierto a ver que la mujer es la chica que tengo enfrente, luce gabardina negra, y gafas de sol grandes, y redondas. Tras confirmarlo con ella, le comento que no entiendo nada de lo que hablan, pues no es francés, ni ingles, ni mucho menos español. Ella sigue con su impaciencia, anteriormente ha sacado una libreta y un boli, nerviosamente intenta escribir algo, me comenta que escucha palabras como “señor” o “señorita” en el video, y piensa que hablan un español raro, después piensa que es de un país tipo Pakistán. No sabe lo que dice, se levanta y señala en el mapa que adorna la pared, España, y Japón. Entiendo su japonés, pero no me creo la situación. Miro detrás mía, quizás una cámara oculta me graba, ¿Es esto una joda argentina?

Tomo cartas en el asunto, y le pregunto sin tapujos, consigo averiguar, que ella solo se encontró con ese hombre, al que cree que los demás llamaban “Papi”, y que tras hablar con ella sobre su oficio, ella se ofreció a darle un masaje en plena calle de París, pero curiosamente es grabada con su propia cámara por un amigo del hombre, que a su vez anima la escena. No los ha vuelto a ver desde ese momento. Ella se dedica a la aroma terapia, y otras cosas por el estilo, y en vacaciones viajó sola a la ciudad del Sena.

En lugar de escuchar de nuevo el video, lo veo detenidamente, ya es la cuarta vez que es reproducido. Durante el masaje, ambos casi caen al suelo, y al final ella se ve algo agobiada y con miedo por la reacción del hombre. Ella nunca entendió nada, se dirigieron a ella en Ingles, pero solo al final averiguaron que su nacionalidad era japonesa, por eso quizás la llamaron con distintos idiomas, para averiguar de donde venia tan atrevida chica. Todo termina cuando “Papi”, le dice, en Ingles, que después le de un masaje en su hotel, pero acercándose mas de lo habitual hacia ella, la cual siente miedo, se siente acosada, y fuerza una despedida.

Parece ser que ella pensó que eran una buena familia, y amablemente se ofreció al publico masaje, pero después sintió miedo, todavía lo siente. Quería saber que paso en ese momento, si el hombre en si quería ser su amigo, y ella hizo mal.

Vista la situación, le doy mi sincera opinión. Por favor, no de masajes a europeos, pues eso significa que es usted una mujer fácil, “Papi” no quería ser su amigo, solo quería sexo con usted, no tenga miedo pues “Papi” ya se olvido de usted, quizás con la siguiente mujer que paso, y de ninguna forma va a venir a buscarla a Japón. No importa de donde sean, si eran o no familia, que idioma hablan, solo no de masajes a gente desconocida, Onegaishimasu!! (Por favor)

Han pasado los 40 minutos, ella me dio las gracias llamándome Sensei, guardo las cosas en su bolso, las volvió a tapar con su toallita, y se marchó. Yo quedé pensando: ¿Por qué es tan difícil dar clases de español en este país?

2 comentarios:

  1. Pago o no pago? y te dio un masajito? Ya me la presentaras....

    ResponderEliminar
  2. Pepe Bravo4/9/11 9:51

    Como guion para una peli de Tarantino o Almodovar no está mal. Jodios japos...

    ResponderEliminar