TawaKun: Templo Kōdai-ji (高台寺)

Crónicas sobre Japón, su cultura, su gente, y su día a día. Aventuras y desventuras de A. Tagua.

viernes, 3 de febrero de 2012

Templo Kōdai-ji (高台寺)

Estaba pendiente la visita, y quedaba pendiente contar un poquito mis impresiones sobre este fabuloso, y recomendable templo de Kyoto. Lo conocí por primera vez durante la espectacular iluminación que nos permitía visitarlo al anochecer. Fue durante el otoño cuando los arboles variaban el color de las hojas desde un verde claro a un rojo fuego, los reflejos en el estanque principal, junto con el dragón que ocupaba su gran jardín zen, me fascinaron. Decidí volver de día, lo hicimos pronto, y tras ver Ryōzen Kannon (霊山観音), disfrutamos de este lugar bajo un buen día de un tardío otoño.

 

La gran campana de bronce de la entrada nos da la bienvenida, luce robusta, fuerte, con inscripciones del año 1606. Nos dirigimos a la puerta, los arboles de la entrada esperan ya desnudos, solo queda un poco de la belleza que tenían hace una semana. 


Tras entrar, no sentimos decepción por la falta de momiji, el rojo aun perdura en muchos arboles, y nos deja tomar bonitas panorámicas de un pagoda cercana, la pequeña casita que lucia colorida, anda con tonos mas claros, pero no dudo en fotografiarla, esta vez desde otra perspectiva distinta.
 

Cuando entramos en la zona principal del templo disfrutamos de su belleza. Kodai-ji (高台寺), oficialmente conocido como Jubuzan Kodai-ji (鹫峰山高台寺). Situado a los pies de Higashiyama Ryōzen (montañas del este de Kyoto), es un templo de la escuela Rinzai del budismo zen y el mayor subtemplo de la rama Kennin-ji.

Fue establecido en 1606 por Kita-no-Mandokoro (1548-1624), viuda de Hideyoshi Toyotomi, en memoria de su difunto esposo. Conocida como Nene, recibió el rango de Juichii, el rango más alto que una mujer puede recibir del emperador, en 1588 y el título de emperatriz de Kodaiin Goyozei en 1603. 


El blasón de Hideyoshi Toyotomi.
El primer shogun Tokugawa (Tokugawa Ieyasu), financió la construcción del templo, lo que hace que sea realmente majestuoso. Antiguamente las salas del pabellón principal o Hojo fueron originalmente pintadas con laca, y sus porches estaban adornados con reluciente oro. Allí nos dirigimos tras avanzar unos pasos. Ya no luce tanto lujo, pues fue reconstruido después de 1912 tras varios incendios, pero su jardín zen, y las bonitas vistas del jardín principal, conocido como Jardín Tsukiyama, nos animan a trasladarnos a aquellos tiempos en los que el bullicio de los visitantes no perturbaba la paz del lugar. 

En este último jardín un puente o pasaje de madera cruza hacia el Kaizando, o sala donde se suele honrar al fundador del templo, entre otros muchos usos. Junto al él esta situado el bonito estanque comentado al principio de esta entrada. Aun un árbol luce con orgullo sus bonitas hojas anaranjadas.


Comienza entonces una pequeña subida, hasta la Otama-ya o mausoleo donde se encuentra el alma de Hideyoshi y Nene, uno de los lugares de este templo conocidos como bienes culturales del país. Su interior está ricamente decorado con laca especial, conocida como Kodaiji Makie, que cuenta con diseños de polvo de oro y plata, una técnica que se originó y ganó fama a través de este templo. 
El Gran Shogun Pablo Toyotomi, otea sus jardines desde la colina. Dedicatoria antes de su vuelta.
Detalles de la Otama-ya.
Desde el mencionado Kaizando hasta este mausoleo hay un largo pasaje de madera con tejas grises, asciende hacia arriba en curva, y su tejado nos recuerda a la escamosa espalda de un dragón en pleno ascenso. Es un símbolo del lugar, quizás por ello dos de estos míticos animales decoran uno de sus jardines por estas fechas.


Más arriba en la cima de la colina hay dos casas de té, una fue diseñada por el maestro de té Sen no Rikyu, y la otra es la única casa de Té de dos plantas que podemos encontrar en Japón. Tras unas fotos ascendemos un poco más y descendemos por un bonito bosque de bambú, el camino llega entonces a su fin, una buena visita, un buen día. 

 
Estas pequeñas estatuas de Hideyoshi y su amada Nene nos despiden, si les tocas la cabeza dan suerte en el amor, no dejéis de hacerlo!

1 comentario:

  1. Anónimo5/2/12 10:16

    Estoy hecho todo un señor feudal samurai.

    Gracias por la dedicatoria

    P. Toyotomi

    ResponderEliminar