TawaKun: Tanabata (七夕 ), Festividad de las estrellas.

Crónicas sobre Japón, su cultura, su gente, y su día a día. Aventuras y desventuras de A. Tagua.

jueves, 7 de julio de 2011

Tanabata (七夕 ), Festividad de las estrellas.

Deseos de Tanabata.
Hoy es 7 de Julio, y en Japón es Tanabata. Esta fiesta celebra el encuentro entre Orihime (Vega), y Hikoboshi (Altair). La Via Lactea, un río hecho de estrellas que cruza el cielo, separa a estos amantes, y sólo se les permite verse una vez al año.

Esta festividad derivada de la tradicion china Qi Xi (“七夕” La noche de los 7) es bien explicada a traves de una leyenda, que os cuento a continuación:

Orihime (織姫, la Princesa Tejedora) era la hija de Tentei (天帝, el Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas del río Amanogawa (天の川, la Vía Láctea). A su padre le encantaban sus telas, y ella trabajaba duramente día tras día para tenerlas listas, pero a causa de su trabajo la princesa no podía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual entristecía enormemente a la princesa. Preocupado por su hija, su padre concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星, también conocido como Kengyuu, 牽牛), un pastor que vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron se enamoraron al instante y, poco después, se casaron.

Sin embargo, una vez casados Orihime, comenzó a descuidar sus tareas y dejó de tejer para su padre, al tiempo que Hikoboshi prestaba cada vez menos atención a su ganado, el cual terminó desperdigándose por el Cielo. Furioso, el Rey Celestial separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime, desesperada por la pérdida de su marido, pidió a su padre el poder verse una vez más.

Su padre, conmovido por sus lágrimas, accedió a que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, a condición de que Orihime hubiera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudieran cruzar el río. Ambos amantes se reunieron finalmente y las urracas prometieron venir todos los años siempre y cuando no lloviera. Cuando se da esa circunstancia, los amantes tienen que esperar para reunirse hasta el año siguiente.

Hoy en día en Japón la gente suele celebrar este día escribiendo deseos, algunas veces en forma de poemas, en pequeños trozos de papel o tanzaku (短冊 tanzaku), y colgándolos de las ramas de árboles de bambú, a veces junto con otras decoraciones. Ambos, a menudo se colocan a flote sobre un río o se queman tras el festival, sobre la medianoche o al día siguiente.
Lo último en Origami, un Zorro.
Hoja con deseos, y origami.
En mi academia todos hemos escritos nuestros deseos, y los hemos colgados sobre unas improvisadas plantas, estas no eran bambú. Había muchas decoraciones de Origami! Espero que mis deseos se cumplan, la única pena es que desde ayer esta lloviendo por lo que los dos amantes no han podido encontrarse este año, por lo que deberán esperar hasta el año que viene :(

También existe una canción tradicional de Tanabata:
Sasa no ha sara-sara
nokiba ni yureru.
Ohoshi-sama kirakira,
kingin sunago.
Goshiki no tanzaku,
watashi ga kaita.
Ohoshi-sama kirakira,
sora kara miteiru.
Esta canción significa:
Las hojas de bambú susurran
meciéndose en el alero del tejado.
Las estrellas brillan
en los granos de arena dorados y plateados.
La tiras de papel de cinco colores
ya las he escrito.
Las estrellas brillan
nos miran desde el cielo.
Os deseo también un feliz Tanabata, y que vuestros deseos se hagan realidad! Eso si, para ello siempre es necesario el esfuerzo personal, y la perseverancia. Recordad que las cosas no vienen solas!! Saludos!

1 comentario:

  1. Jose Luis Gallardo7/7/11 15:32

    que guay no? me gustan este tipo de historias y leyendas...

    ResponderEliminar