TawaKun: Ryōzen Kannon (霊山観音)

Crónicas sobre Japón, su cultura, su gente, y su día a día. Aventuras y desventuras de A. Tagua.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Ryōzen Kannon (霊山観音)

El otro día, disfrutando de un bonito día invernal en Kyoto, nos pasamos un amigo y yo a ver a Ryōzen Kannon (霊山観音). Al estar junto a Kōdai-ji (高台寺), y costar 200 yenes ( 2 euros) entrar, nos pareció interesante tomar algunas fotos de este gran buda. Fuimos obsequiados con un grueso incienso ya encendido, y listo para purificarnos frente a la imponente imagen.
Primera instantanea a la llegada.
Son muchos las grandes esculturas de buda o Daibutsu (大仏) que podemos encontrar en Japón. De momento solo conocía el de Nara, quedando pendiente visitar esculturas tan bonitas como la de Kamakura. Sin duda, queda mucho Japón que disfrutar, me pregunto si sería capaz de cansarme de visitar este país. Esta faceta es sin duda la que más me llena de mi primera larga estancia en Nihon (日本). Pasear por estos lugares me renueva por dentro, y por ello intento sacar tiempo de donde sea para desconectar en los bellos rincones que este país ofrece. Kyoto es por ello mi ciudad preferida a día de hoy.
El perfil impresiona más que el frontal.
Aún quedaba algo de Momiji. Detrás el bosque de bambu de Kōdai-ji.
Este buda construido en hormigón y acero es obra de Hirosuke Ishikawa, y fue erigido para conmemorar la muerte de los muchos japoneses que murieron en la II Guerra Mundial. Hay por ello un mausoleo de estética moderna, que recuerda a los fallecidos, así como una tumba al soldado desconocido. Esta última símbolo de las muchas victimas sin identificar de este acontecimiento bélico.
Algo más cerca.
El santuario debajo de la estatua contiene una imagen de Kannon e imágenes del dios del viento y del trueno. Encontramos también lápidas conmemorativas de 2 millones de japoneses que murieron en la Segunda Guerra Mundial. Los monjes al cuidado de este templo realizan servicios cuatro veces al día en su memoria.
Plano lateral, bonito dia, bonito cielo.
Encontramos también una Negai no Tama (願いの玉) o la bola de los Deseos, que concede deseos a cualquier persona que camine alrededor de ella mientras la toca con la mano derecha, aunque en este caso, no era posible tocarla.
La bola de los deseos.
En el mismo reciento encontramos estas huellas de lo que serian los pies del gran buda. Pusimos unas monedas como símbolo de buena fortuna. La verdad que los diseños me parecieron muy chulos, y realmente era imposible tomar una foto adecuada, debido al tamaño de las huellas, y a no tener altura sobre ellas. Pero, ¿Acaso es posible fotografiar la grandeza de Buda? Recordar que hasta el mismísimo rey mono intento saltar la mano quedando frustrado su intento.
Aquí Pablo frente a los pies de Buda.
Detalles del talón.
Detalle retocado de la plataforma.
Para terminar os dejo por aquí las dimensiones de la escultura:


Altura: 24 m
Cara: 6 m
Ceja: 110 cm
Ojo: 1 m
Nariz:  cm
Boca: 90 cm
Pequeño Buda cabeza: 90 cm
Peso: 500 Toneladas.

1 comentario:

  1. ¡Que bonito! ¿Esta en Kyoto?. Lástima que no lo vimos.
    besos

    ResponderEliminar